Alimentos Probióticos

¿Cuáles son los Alimentos PROBIÓTICOS?

Como ya sabes el consumo de alimentos probióticos es importante para mantener nuestra salud.

Te presentamos la lista de los alimentos ricos en microorganismos probióticos beneficiosos para tú salud.

¿Cuáles son los alimentos probióticos?

Desde hace varios años los alimentos probióticos han sido sumamente recomendados como parte fundamental de una dieta saludable, la verdad es que representan un elemento imprescindible para lograr el bienestar general de niños, jóvenes y adultos. Cabe destacar, los probióticos son microorganismos o bacterias que resultan beneficiosas para el cuerpo.

Estos se hospedan en el intestino, así que actúan en la flora intestinal o microbioma, la cual es un micro ecosistema conformado por miles de microorganismos que recubren el intestino delgado.

¿Bacterias vivas dentro del cuerpo?

A muchas personas les resulta alarmante pensar que miles de microorganismos vivos habitan su organismo, pero estas son completamente beneficiosas, de hecho, se encargan de proteger el sistema digestivo de bacterias patógenas y diversas infecciones y enfermedades, incluso actúan a favor del resto del cuerpo.

Por ejemplo, favorecen la digestión, fortalecen el sistema inmunológico, permiten la síntesis de sustancias indispensables, permiten controlar el colesterol malo, luchan contra la obesidad, reducen las alergias y hasta apoyan la salud bucal, entre otros. Es decir, sin los probióticos la flora bacteriana se vería afectada y con ella también la salud y por ende, la calidad de vida.

En este sentido, es de suma importancia garantizar una dieta que sea fuente de probióticos, lo mejor es que estos se pueden encontrar de manera totalmente natural en diversos alimentos, los cuales tienen una composición diferente, gracias a que las bacterias han generado en ellos un proceso de fermentación. Como resultado, tienen un mayor nivel de nutrientes y son más fáciles de digerir.

Una dieta probiótica

En definitiva conviene conocer cuáles son los alimentos probióticos para incorporarlos a la dieta y así asegurar el equilibrio de la flora intestinal, la salud del sistema digestivo y con ello el correcto funcionamiento del resto del organismo y su total bienestar, estos alimentos son:

  1. Yogur: es el alimento probiótico más conocido, lo mejor es consumirlo blanco y firme y sin azúcares y sabores añadidos. Igualmente es fuente de calcio y proteínas.
  2. Queso blando: ofrece un importante número de cepas de bacterias saludables, ya que durante su maduración sus proteínas, carbohidratos y grasas se descomponen y cambian con la digestión microbiana. Además, el queso es fuente de aminoácidos, vitaminas del grupo B, minerales, ácido láctico y lípidos.
  3. Suero de mantequilla: es una clase de leche fermentada que se obtiene durante la fabricación de la mantequilla y tiene rasgos similares al yogur, con su consistencia un tanto espesa y poca grasa, junto a esto ofrece minerales como calcio, potasio, fósforo y vitaminas del grupo B.
  4. Chocolate negro: pocos conocen el poder probiótico del chocolate negro, incluso es mayor que el de los lácteos y tiene la capacidad de aumentar las bacterias buenas y reducir los patógenos. Es importante consumirlo a partir de 80% de contenido de cacao y sin azúcar añadido, además es una gran fuente de antioxiodantes.
  5. Pepinillo encurtido: estos pasan por un proceso de fermentación del vinagre y aportan fibra, minerales como el hierro, potasio y magnesio y vitaminas A, B y K.
  6. Berenjena encurtida: también es producto de la fermentación con microorganismos, ofrece polifenoles y vitamina C y B2.
  7. Pan de masa madre: es harina y agua que logra un proceso de fermentación de manera natural, tiene la capacidad de reducir el nivel ácido fítico en el sistema digestivo y con ello optimiza la absorción de vitaminas y minerales.
  8. Kéfir: se trata de leche tanto de vaca como de cabra fermentada, se caracteriza por tener un sabor ácido, ya que el azúcar se reduce por completo y es uno de los alimentos con mayor contenido de microorganismos vivos, así que su consumo regular permite eliminar las bacterias dañinas y con ello impedir el desarrollo de enfermedades como la gastroenteritis. Además, el kéfir puede ser consumido tanto de forma líquida como en gránulos y es perfecta para tomar durante el desayuno y ofrece vitaminas, magnesio y ácido fólico.
  9. Kefir de agua: al igual que el kéfir de leche se obtiene de un hongo, el proceso de fermentación hace que el líquido se torne un tanto efervescente y se puede modificar su sabor con pasas, higos secos o limón, de igual manera es una gran fuente de vitaminas del grupo B.
  10. Kéfir de raíz de jengibre: se obtiene a través de la fermentación del jengibre y el sirope de caña de azúcar, así que su sabor es similar al de la limonada de jengibre y es fuente de vitaminas del grupo B.
  11. Chucrut: es un repollo o col blanca fermentada y otro de los alimentos con más bacterias beneficiosas, es estupenda para mejorar la flora intestinal, favorecer la digestión y optimizar la absorción de nutrientes y restablecer el pH del intestino delgado. Como si fuera poco, aporta minerales como el calcio, el hierro, el magnesio y fósforo y vitaminas A, B1, B2 y C, así como fibra.
  12. Zumo de chucrut: es un jugo fermentado con un importante contenido de Lactobacillus, tiene el poder de beneficiar la digestión y funcionar como detox, además que brinda un importante conjunto de minerales y vitaminas.
  13. Kimchi: consiste en col fermentado y puede incluir otros alimentos fermentados como ajo, nabos y jengibre, es preciso consumirlo fresco y evitar los enlatados y pasteurizados, ya que en estas presentaciones las bacterias son eliminadas. También provee fibra, proteínas, vitaminas A, B y C, aminoácidos y fibra.
  14. Tempeh: es un grandioso reemplazo de la carne, el cual se obtiene de la fermentación con la cocción de habas de soja con el hongo de Rhizopus, además tiene un importante contenido de proteína, vitaminas del grupo B y minerales como hierro, magnesio, fósforo y potasio.
  15. Sufu: es tofu fermentado y se suele servir como cubos de queso de tofu, su sabor es similar al del queso azul y se come en sopas y con verduras salteadas, además ofrece proteínas.
  16. Té de kombucha: es una bebida asiática milenaria, aunque durante los últimos años ha adquirido un poco de popularidad y se obtiene del hongo del té, es una extraordinaria fuente de microorganismos, por ello era conocido como el elixir de la vida. En suma, ofrece hierro, ácido fólico, vitaminas del grupo B y enzimas.
  17. Natto: consiste en un derivado de la soja por medio de la fermentación natural de Bacillus subtilis Natto. En Japón representa un alimento de enorme importancia debido a su poder nutricional, resalta por su olor y aroma fuerte y su textura pegajosa. Es fuente de hierro, calcio, magnesio, vitamina C y vitamina K.
  18. Miso: se trata de un derivado de soja fermentada con un importante contenido de microorganismos, con su pasta se prepara la sopa de mijo. Resalta por contener todos los 9 aminoácidos esenciales, además de fibra, minerales y vitamina K.
  19. Tamari: es una salsa de soja que produce gracias a la fermentación de la soja en compañía de granos de trigo tostados, agua y sal y su sabor es más suave que el de otras salsas de soja, a la vez que ofrece proteína, calcio, sodio y ácido acético.
  20. Microalgas: son estupendas para elevar la cantidad de bacterias beneficiosas en el organismo, destacan las algas chorella, kombu y espirulina, junto a esto son una gran fuente de antioxidantes.

Sin duda estos alimentos conforman una estupenda lista, hay diversas opciones para complacer distintos gustos y preferencias, aunque lo mejor es probar cada uno de ellos, pero siempre teniendo en cuenta que no deben ser pasteurizados, pues este proceso elimina los microorganismos favorables.

Microorganismos Probióticos

Suplementos Probióticos

Ir arriba