Chucrut

Col Fermentada Casera

Alimento Probiótico Ideal

En éste artículo descubrirás todo sobre el chucrut y cómo sus beneficios lo combierten en un probiótico ideal.

El chucrut nace del resultado de fermentar la col, algo que lo convierte en un alimento probiótico para ti muy popular y utilizado en las comidas de países del norte y del este de Europa.

Alemania es el país que más lo incorpora dentro de sus elaboraciones diarias. Por sus excelentes propiedades de las que más adelante te hablaremos, es un alimento muy útil como recurso en la cocina. De hecho, debes saber que se ha ido expandiendo su consumo con el paso de los años. Por supuesto, está indicado para añadirlo a tus mejores dietas saludables. ¡Aprende mucho más sobre el chucrut a continuación, desde sus inicios hasta una deliciosa receta!

Preparación para fermentar col. Probióticos.
Preparación de chucrut casero

Historia del chucrut

Su origen se remonta a la región de Alsacia, situada entre la frontera de Francia y Alemania, cuando se descubrió su interesante aporte nutricional. Así, pronto se ideó la forma de elaborarlo para su consumo en casa.

Fácil y sin muchos elementos necesarios para obtenerlo, poco a poco se popularizó tanto que el chucrut llegó a otros países próximos al germano, como Polonia. Los polacos son los que más han continuado su uso en la cocina, pero incluso traspasó fronteras hasta difundirse por Rusia. Esto sucedió porque era necesario encontrar una verdura que aguantase mayor tiempo conservada para afrontar los largos y fríos inviernos. 

En la mayoría de los casos, el chucrut puedes utilizarlo como acompañamiento de platos muy diferentes, que pueden contener verduras, patatas, carnes o pescados.

También puedes tomarlo solo en ensaladas junto a otros productos similares. En cada lugar se adoptaron recetas propias, pero la base para cocinarlo es la misma. De esta forma, aprovechar sus ventajas dentro de tu dieta equilibrada es una alternativa que te recomendamos.

Propiedades y beneficios de chucrut

Beneficios del chucrut, el fermentado de la col rico en probióticos.

La palabra chucrut procede del alemán sauerkraut, que significa verdura ácida. Sin embargo, sus beneficios no están realmente en la col blanca de la que se obtiene tras el proceso de fermentación, sino en las bacterias lácticas que aparecen. De ellas, ya sea de forma directa o indirecta, puedes obtener mejoras en diversas funciones de tu organismo, gracias a la acción probiótica. Por ejemplo, el chucrut favorece tu flora intestinal, así como el equilibrio de pH en tu intestino delgado.

También ayuda a tu cuerpo en la absorción de nutrientes y el fortalecimiento del sistema inmunitario, igual que el digestivo. Por tanto, si lo consumes puedes hacer mejor esas digestiones tan pesadas y regular los episodios de estreñimiento y diarrea que se puedan dar tras algunas comidas. En personas con gota o ácido úrico alto, estimula su eliminación a través de la orina.

Por otro lado, puede ser útil para inhibir la proliferación de células cancerígenas en tu hígado, pulmón, colon o mama, ya que posee isotiocianatos. Estos son unos fitoquímicos, también presentes en otras verduras como el brócoli o la remolacha, que actúan frente a los tumores.

Además, debemos destacar que el repollo fermentado contribuye a tu correcto funcionamiento del páncreas e hígado. Por último, otro beneficio se deriva de su propiedad contra la inflamación. En casos de alergias, artritis, obesidad u otra enfermedad puede ayudarte.

Composición en nutrientes de la col fermentada

En general, este alimento probiótico posee un alto contenido en vitaminas A, B y, sobre todo, C. Desde el siglo XVII ya recurrieron a él como comida las tripulaciones de barcos para evitar el escorbuto o carencias de esta última vitamina. Sin embargo, también tiene buenos niveles en cantidad de minerales, destacando el sodio, calcio, potasio y fósforo. Es un producto bajo en calorías (23 por cada 100 gramos) y prácticamente sin grasas. Por tanto, con todos estos nutrientes, puedes consumirlo para mejorar tus platos saludables, después de prepararlo.

Cómo elaborar chucrut en casa

Preparando el chucrut

Esta es la cuestión clave, porque una col blanca puedes comprarla en cualquier supermercado, pero el tema reside en conseguir el chucrut en tu casa. Existen dos métodos distintos para lograr este objetivo, aunque te recomendamos el primero, ya que es el más tradicional y el resultado es más sabroso y auténtico. Su preparación es simple, necesitas unos cuantos pasos, pero también tiempo y paciencia, ya que es un proceso pensado para consumir este ingrediente a largo plazo.

Lo primero que debes hacer es cortar en finas tiras la col y después añadirle sal marina, introduciendo ambos elementos en un bote de cristal. Mezcla bien todo antes de sellar con la tapa el recipiente. Puedes utilizar uno de medio o un litro, según la cantidad de chucrut que quieras obtener. Luego, tan solo tienes que dejar el bote en un lugar sin luz a unos 20ºC durante unas 3 semanas. En este tiempo, se fermenta muy bien. Lo tendrás listo para consumir.

Chucrutera, ideal para fermentar la col.
Chucrutera, ideal para preparar chucrut casero

Esta otra técnica es mucho más rápida para usar este ingrediente en el mismo momento tras el cocinado, pero no es tan efectiva como la anterior. Debes picar la col blanca e introducir los trozos en una cazuela con un chorro de aceite. Añades igualmente sal y tienes que dejar que el preparado se vaya pochando poco a poco hasta que obtenga la textura adecuada. Una vez observes el color dorado, puedes echar un chorrito de vinagre. ¡Listo para sacar del fuego, que repose y puedas ponerlo en tu plato!

Receta para acompañar

Codillo alemán
Codillo alemán con chucrut

Y, en ese plato, puedes incluir cualquier tipo de alimento para acompañar a tu chucrut. Pero te vamos a dejar una receta muy fácil y sabrosa para que disfrutes de este ingrediente probiótico tan fantástico.

Elabora un puré de patatas, después de pelarlas, cortarlas y cocerlas en una cazuela con el agua hirviendo y un poco de sal. Escurre, pasa todos los trozos a un plato y, por último, ve chafando cada patata mientras añades algún chorro de aceite. Mezcla bien. Luego, puedes servirte un buen trozo de codillo al horno para completar el exquisito plato. Coloca dicha carne en una bandeja, riega con cerveza y hornea durante 40 minutos a 190º.

¡Deleita tu paladar con este magnífico chucrut con patatas y carne! En otras ocasiones, puedes usar otros alimentos para aprovechar todos los beneficios de este producto probiótico.

Otros Alimentos Probióticos

Ir arriba