Kombucha

kombucha

Alimento Probiótico

Conocida desde tiempos antiguos por sus excelentes propiedades ligeramente estimulantes y curativas, la kombucha es una bebida fermentada, 100 % natural y procedente del cultivo que le da nombre.

En los últimos años se ha popularizado su consumo por ser un alimento beneficioso para tu salud. Es algo dulce, pero también ácida, y se consigue tras la fermentación del té negro, al que se le añade azúcar. Bacterias y hongos se encargan de aportar a este probiótico todas las ventajas que te explicamos en los siguientes párrafos. Antes, te presentamos su historia para que puedas saber mucho más sobre la kombucha.

Historia de la kombucha


Esta es una bebida no alcohólica, lograda solamente a base de té o infusión azucarada, que se remonta a más de dos mil años atrás, pues era muy apreciada por sus efectos curativos en la dinastía china Tsin, en el 221 antes de Cristo. No obstante, según relata una leyenda, fue en el año 414 a. C. cuando se descubrió por primera vez después de que un monje tibetano llamado Kombu le llevase al emperador chino Inkyo un extracto de la bebida fermentada con su hongo. Entonces, cautivado por su sabor, tras darle unos tragos, recomendó a todo su imperio que lo fabricase. 

Por tanto, su origen se podría fijar en China, aunque poco a poco su uso se expandió por Japón, Rusia e incluso Europa. Su éxito ha llegado también a nuestros tiempos actuales, ya que la kombucha se ha convertido un atractivo producto saludable en América y países del centro y norte del continente europeo. Igualmente, en España cuenta con cantidad de adeptos que recomiendan su consumo. ¿Vas a querer también tú incluirla en tu dieta equilibrada?

¿Qué es SCOBY?

Diferentes tipos de bacterias y especies de levaduras contiene el SCOBY (Symbiotic Culture Of Bacteria and Yeasts) para conseguir las propiedades que se le atribuyen a la kombucha.

SCOBY – Kombucha

Su tiempo de fermentación es de siete a doce días a temperatura ambiente. Durante ese periodo, se producen dos transformaciones esenciales: de sacarosa a glucosa y fructosa, primero; de estas dos últimas a ácido glucónico y ácido acético, respectivamente, después. La concentración de esos ácidos continúa creciendo hasta que la consumas. Por tanto, de ellos obtienes los beneficios para tu cuerpo. 

Kombucha: sus propiedades y composición nutricional

Los componentes que posibilitan los efectos saludables para ti de la kombucha son vitaminas, ácidos orgánicos esenciales, enzimas y minerales. De este modo, su composición en nutrientes está formada por vitaminas B1, B2, B3, B6, B12 o C (siendo estas dos últimas las que se encuentran en mayor porcentaje). También están presentes las del tipo C, D, E y K, así como el ácido fólico.

Por otro lado, las enzimas que están presentes son invertasa, catalasa, amilasa, sacarasa, proteasa y la coagulante, además de otras. Lo mismo ocurre con la gran variedad de ácidos, junto a los anteriormente mencionados (acético y glucónico), pues contiene cítrico, carbónico, láctico, úsnico, tartárico, glucorónico, etc. En cuanto a minerales, destacan el hierro, cobre, zinc o manganeso, pero puede tener más dependiendo de la planta del té que utilices para su elaboración.

Igualmente, a la kombucha no le falta una pequeña cantidad de cafeína (propia del té negro), así como levaduras y polisacáridos. Aproximadamente, apenas tiene 0,5 % de alcohol.

Beneficios de la kombucha

Verificados por estudios científicos y otros que se siguen realizando, esos componentes de este probiótico te aportan numerosos beneficios. Beber kombucha te ayuda a normalizar tu tránsito intestinal y a regular tu flora, además de activar las defensas de tu cuerpo, desintoxicar tu organismo o actuar frente a virus y bacterias que puedan atacarte.

Salud Intestinal

También reduce el nivel de colesterol, equilibra la acidez en tu cuerpo y la glucosa en sangre, contribuye a tu mejor digestión, estimula la circulación sanguínea, facilita tu absorción de minerales e incluso activa las funciones del páncreas. Por otro lado, mejora el rendimiento del oxígeno en tus células y aumenta la secreción de azufre fisiológico y vitaminas B12 o K.

Entre sus últimos beneficios más visibles, elimina tus agujetas e incrementa tu capacidad física si practicas deporte con frecuencia. Además, gracias a las vitaminas y ácidos que contiene, es buena para tu piel, tanto para corregir imperfecciones como para luchar contra el envejecimiento. De ahí que sea conocida históricamente como el elixir de la longevidad. Así, en general, tu bienestar saludable queda bien reforzado bebiendo kombucha. Ahora, ¿quieres saber cómo puedes elaborarla de manera fácil y simple? ¡Te lo contamos!

Cómo preparar kombucha en tu casa

Lo primero es obtener la infusión de té negro con unas dos o tres cucharadas por litro de agua y dejarlo reposar unos 20 minutos. Todo ello dentro de un vaso o jarra.

Preparación de Kombucha

Eso sí, debes añadir antes, en caliente, unos 80 gramos de azúcar, disolviéndolos bien. Después, es momento de que introduzcas el hongo de Kombucha una vez esté fría esa elaboración. Al mismo tiempo, puedes meter el arrancador, que es un líquido proporcionado junto al hongo. Coloca un pañuelo o tela con una goma elástica para evitar que entre polvo o se forme moho en su interior. Debes dejar el recipiente fuera de la luz solar unos siete días.

Después de ese tiempo, tienes que retirar el hongo con una cuchara de plástico, filtrar el líquido de color miel en una botella de vidrio e introducirla en la nevera unos cinco días. Pasado ese periodo, ya tienes lista la bebida probiótica para tomarla. Comienza con una pequeña dosis y ve aumentando poco a poco su consumo. No debes preocuparte si observas pieles o filamentos finos formados, solo tienes que retirarlos.

En caso de que el hongo se ponga muy oscuro, lo puedes sustituir por otro más blanco. Eso sí, si ves manchas oscuras sospechosas, mejor que tires toda la mezcla. Aunque, no suele suceder si sigues nuestras instrucciones.

Te recomendamos beberla fría, entre unas cantidades de 100 a 300 mililitros diarios o un vaso al día, dentro de tu dieta. ¡Disfruta de la kombucha y aprovecha ya todos sus beneficios saludables para tu cuerpo!

Otros Alimentos Probióticos

Ir arriba