Queso Blanco

queso blanco alimento probiótico

Alimentos Probióticos

El queso es uno de los alimentos más básicos, suele ser el acompañante de desayunos, de postres, salsas, pastas, cremas y un gran número de diversas preparaciones, es un alimento clave en cualquier dieta. En este sentido, es importante conocerlo más a fondo, saber sus aportes a la salud, nutrientes y hasta cómo se prepara.

Alimentos Probióticos - Queso Blanco

¿Qué es el queso blanco?

El queso blanco también conocido como queso fresco es un alimento que se obtiene a través de la leche sin incluir una etapa de maduración o refinado, así que solo se requiere el proceso de cuajado a través de la fermentación láctica, en el que intervienen bacterias las cuales tienen la responsabilidad de acidificar la leche, además de que influyen de manera importante en su textura y sabor.

Asimismo, el queso blanco es un tipo de queso blando, esto quiere decir, retiene una parte importante del suero. Entre sus principales características, cuenta con un nivel de humedad mayor si se compara con otros tipos de queso y su elaboración resulta más simple y rápida que en el caso de los quesos curados.

Alimentos Probióticos - Queso Blanco

En añadidura, durante su preparación se pueden agregar saborizantes, por ejemplo especias y condimentos como cebolla y ajo, también se utiliza una salmuera para lograr su sabor salado. Además, el queso blanco o fresco se puede consumir inmediatamente después de su preparación.

Entre otras cosas, existen varios tipos de queso blanco dependiendo del modo en el que son desuerados, se trata de quesos desuerados en sacos o telas y quesos desuerados en moldes. No obstante, esta clasificación se aplica a su proceso de elaboración. Ahora bien, los tipos de queso blanco o fresco más conocidos en el mundo son:

  • Queso Cottage: se trata de un queso elaborado con leche desnatada o semidesnatada, a esta se le añaden cultivos de bacterias como estreptococos y leuconostoc. Es un queso de apariencia granulada y sabor suave, alto contenido de proteínas y bajo en grasas, por esto suele ser utilizado en dietas de adelgazamiento. Además, suele ser utilizado en platos tantos dulces como salados y su consumo es muy popular en los Estados Unidos.
  • Queso de Burgos: este queso se prepara con leche de oveja, cuajo y sal, resalta por ser suave y tierno y resulta muy sencillo digerirlo, además es el queso blanco típico de España.
Alimentos Probióticos - Queso de Burgos
  • Queso Quark: es el queso blanco o fresco de mayor consumo en Alemania, se caracteriza por su sabor un tanto ácido y por tener una consistencia cremosa, además tiene la menor cantidad de grasas y calorías, ya que se prepara a partir de la leche de vaca desnatada utilizando un cultivo de Streptococcus cremoris.
  • Queso Petit Suisse: es un queso blanco de origen francés, resulta suave y cremoso y se le sueñen añadir nata, azúcar, saborizantes y colorantes.
  • Requesón: se prepara con leche de vaca o cabra y suele ser utilizado para las dietas de adelgazamiento.
  • Mozzarella: este queso tiene sus orígenes en Italia, así que suele ser uno de los principales ingredientes de las pizzas, es un queso delicioso que destaca por su textura al calor y también suele formar parte de ensaladas.

Cabe destacar, el queso blanco o fresco es sumamente popular en América Latina, especialmente en países como Venezuela y Colombia, en los que incluso han desarrollado un importante número de variaciones de él, las cuales forman parte de sus platos más típicos o tradicionales y de su dieta diaria.

Historia del queso blanco

El origen del queso es un tanto incierto, no existe una fecha específica en la que se pueda decir fue creado, sin embargo, se cree existe desde hace más de 6000 años. En cuanto a su producción, se dice fue preparado por casualidad o por accidente y se trata de una interesante historia sobre un comerciante árabe.

Dicen el hombre iba a trabajar montando su caballo, ese día el calor era intenso y para calmar la sed llevaba leche de cabra en una bolsa. Al final del día quiso beber pero notó que la leche ya estaba separada en dos partes, una de ellas era un líquido fino, es decir el suero y la otra se había solidificado, todo fue por la acción del calor, el galope del caballo y por el cuajo.

En cuanto a la primera fábrica de queso blanco, fue construida en el año 1815 en Suiza, pero fue en los Estados Unidos donde la producción industrial de este alimento destacó, desde entonces es uno de los lácteos más importantes y de mayor consumo en todo el mundo. 

¿Cuáles son los beneficios del queso blanco?

El queso blanco proporciona un excelente conjunto de nutrientes, de allí parte que sea un alimento realmente beneficioso, pues apoya diversas funciones del organismo y también previene enfermedades, entre sus beneficios se encuentran:

  • Fuente de proteína: el queso aporta una gran cantidad de proteínas y aminoácidos, por esto se recomienda su consumo desde la infancia y durante todas las etapas de la vida, de hecho sus proteínas pueden reemplazar a la de los huevos y las carnes.
  • Aporta minerales: el queso blanco contiene calcio, selenio y fósforo, es estupendo para prevenir enfermedades cardiovasculares. Cabe destacar, su gran aporte de calcio hace que los huesos se desarrollen fuertes y sanos, esto en cuanto a las edades más tempranas, mientras que para los adultos mayores previene enfermedades como la osteoporosis. 
  • Es más saludable: el queso blanco resalta por tener menos calorías y más sales, esto permite que pueda ser consumido en mayor cantidad y pueda ser incluido en dietas de adelgazamiento. Asimismo, es rico en grasas saludables proporcionando la cantidad correcta de ellas.
  • Apoya la digestión: el queso blanco es más digerible.
Digestión Saludable - Probióticos
  • Brinda ácido fólico: esta vitamina del grupo B es esencial para mujeres embarazadas, ya que evita que se desarrollen problemas en el feto, en cuanto a las mujeres en periodo de menopausia reduce los síntomas que esta genera. Igualmente es clave para las demás personas, ya que protege el sistema nervioso, evita la anemia y la hipertensión.
  • Es fuente de vitamina B2: esta vitamina tan importante tiene el poder de beneficiar la salud del cabello, las uñas y la piel, también apoya las células y el sistema respiratorio, no obstante no se acumula en el cuerpo, ya que se elimina con frecuencia en la orina, pero el queso blanco contribuye a mantener los niveles correctos.

Es importante resaltar, el queso blanco o fresco es un alimento probiótico, esto quiere decir tiene bacterias o probióticos, los cuales resultan positivos para el organismo, ya que contribuyen a que la flora intestinal o microbiota se mantenga en perfecto estado. 

Al respecto, la flora intestinal es ese conjunto de microorganismos vivos que protegen el sistema digestivo y combaten las bacterias patógenas que allí se encuentran, evitando de esta manera el desarrollo de enfermedades digestivas. En este sentido, el consumo de queso blanco aporta microorganismos que regeneran y apoyan la microbiota manteniéndola saludable.

Alimentos Probióticos

En consecuencia, beneficia la digestión, refuerza el sistema inmunológico, previene infecciones, alergias y enfermedades crónicas. También ayuda a reducir el colesterol, apoya la salud bucal y colabora en la síntesis de varios nutrientes.

Todo esto hace que el queso blanco como alimento probiótico debe formar parte de la alimentación diaria, resulta muy sencillo incluirlo pues va bien con diversas comidas, ya sea durante el desayuno, para acompañar el almuerzo o como una saludable merienda, se trata de incorporar un delicioso sabor y una estupenda lista de beneficios. 

Composición del queso blanco

El queso es un alimento con un estupendo contenido, ofrece diversos nutrientes claves para el funcionamiento del organismo y su bienestar, por ejemplo contiene más proteínas que la leche, calcio, así como vitamina A, vitamina D y vitaminas del grupo B, específicamente B12, B9, B1 y B2.

¿Cómo hacer queso blanco?

Para preparar queso blanco en casa es necesario contar con 1 litro de leche fresca pasteurizada preferiblemente entera y 30 mililitros de jugo de limón. Con respecto al procedimiento, se debe comenzar poniendo la leche en un recipiente y llevarlo al microondas para calentar durante 13 minutos a máxima potencia, el objetivo es que llegue a los 90 °C.

Posteriormente, verter el zumo de limón o en su defecto vinagre, en el recipiente con la leche caliente. Después remover con una espumadera, luego la leche se cortará y se verá cuarteada y grumosa, si esto no sucede calentar un par de minutos más.

Alimentos Probióticos - Queso Blanco

Seguidamente dejar que repose a temperatura ambiente durante media hora y si se gusta añadir especias, sal o alguna hierba de preferencia para darle sabor. Pasados los 30 minutos colar y presionar con la ayuda de una cuchara para separar todo el suero y que el queso se compacte en un molde.

Después, introducir el molde en un recipiente, taparlo y esperar que repose en la nevera durante 1 hora como mínimo para que adopte su forma final, es decir, se puede dejar dentro del molde o poner en un recipiente con la forma que se desee adopte, el último paso es desmoldar y simplemente disfrutar de la manera favorita. 

Otros Alimentos Probióticos

Ir arriba