¿Cómo consumir probióticos naturales?

Los probióticos naturales deben formar parte de la alimentación diaria, desde hace algunos años se ha venido reconociendo su importancia como la clave para un óptimo estado de salud, de hecho el término se deriva del griego y significa para la vida, son primordiales para el cuerpo humano, el cual necesita de estos microorganismos para su correcto funcionamiento.

Estos se encargan de combatir las bacterias dañinas que generan enfermedades e infecciones, además fortalecen el sistema inmune, entre otras acciones y a partir de allí benefician la salud en general. Es decir, los probióticos naturales permiten cuidar la flora bacteriana, la cual se compone de miles de bacterias y sin ellas el sistema digestivo y el resto del cuerpo se vería realmente afectado.

La alimentación es la clave

Ahora bien, los alimentos son la vía para consumir los probióticos naturales y aunque varios contienen estos microorganismos o bacterias beneficiosas, algunos tienen un mayor porcentaje probiótico, por lo tanto su consumo es el más recomendado, ya que asegura la salud. Además, se pueden encontrar fácilmente en el mercado e incluirlos a la dieta resulta igualmente sencillo, estos alimentos probióticos naturales son:

  1. Yogur: es el alimento con probióticos más conocido, tiene un importante contenido de bacterias beneficiosas, además proporciona calcio y proteínas. Cabe destacar, conviene consumir el yogur natural que no contenga azúcar ni edulcorantes o sabores añadidos, es una gran opción para consumir durante el desayuno o meriendas por ejemplo.
  2. Kéfir: es leche de vaca o cabra fermentada y es otra de las mejores fuentes de probióticos, tiene una gran cantidad de microorganismos, los cuales contribuyen al equilibrio de la flora bacteriana, impiden el desarrollo de enfermedades como la gastroenteritis y además fortalecen el sistema inmune, el kéfir también se presenta como una opción para el desayuno.
  3. Encurtidos: pueden ser pepinillos, aceitunas o berenjenas en vinagre, este contribuye a la proliferación de diversas bacterias y levaduras, las cuales se adhieren a la piel de los encurtidos, además ofrecen vitaminas y minerales.
  4. Queso crudo: conviene apostar por los quesos de cabra y de oveja, en cuanto al término de crudos se refiere a que no han sido sometidos a procesos de pasteurización, los cuales eliminan las bacterias.
  5. Chocolate negro o amargo: este delicioso alimento es una de las mejores opciones para consumir probióticos naturales, su carga probiótica es mayor a la de los lácteos y al mismo tiempo es una extraordinaria fuente de antioxidantes, lo importante es consumirlo sin azúcar añadido y con el más alto contenido de cacao.
  6. Chucrut: la col blanco fermentado también es de los mejores probióticos naturales, tiene la capacidad de optimizar la flora intestinal, restablecer el pH del intestino delgado y mejorar la absorción de nutrientes, además de que aporta fibra, vitaminas y minerales.
  7. Kimchi: es básicamente col fermentado y suele estar acompañado de ajo, nabos y jengibre también fermentados, además de bacterias beneficiosas, ofrecen fibra, proteínas, vitaminas y aminoácidos.
  8. Tempeh: consiste en habas de soja fermentadas por un hongo y es una opción perfecta para reemplazar la carne y obtener tanto probióticos como proteína, minerales y vitaminas.
  9. Microalgas: las mejores opciones son la chlorella, kombu y espirulina, tienen un estupendo contenido de bacterias beneficiosas que protegen la flora bacteriana y también ofrecen un estupendo conjunto de antioxidantes.
  10. Té de kombucha: esta bebida milenaria proveniente de Asia solía ser considerada como un elixir de la vida, se obtiene del hongo del té y ofrece una carga probiótica excelente, así como enzimas, minerales y vitaminas.

¿Qué tener en cuenta a la hora de consumir probióticos naturales?

Para el consumo de los probióticos naturales conviene prestar atención a ciertos detalles, los cuales determinan el éxito ya que estos ayudan a definir el patrón de consumo ideal, de esta manera es posible asegurar el máximo aprovechamiento de estas bacterias o microorganismos beneficiosos, al respecto:

  • Los probióticos tienen corta duración: las bacterias no tienen un largo periodo de vida en el ecosistema del intestino, en este sentido no se trata de consumir la mayor cantidad de probióticos durante una comida, al contrario, se deben consumir a diario, incluirlos en las diversas comidas de todo el día.
  • No son resistentes al calor: los probióticos son microorganismos muy sensibles frente a la acción del calor, de hecho pueden morir si son expuestos a altas temperaturas. Por esto, muchos alimentos deben mantenerse refrigerados. 
  • Los prebióticos también son importantes: las bacterias necesitan alimentarse, requieren nutrientes para su desarrollo y multiplicación y en este caso se trata de los prebióticos, son fibras de las que se alimentan los microorganismos, así que es necesario consumir tanto probióticos como prebióticos, los cuales se encuentran en el ajo, la cebolla, espárragos, plátanos, harina de avena, entre otros.
  • Elegir el probiótico indicado: para cada problema de salud suele haber un microorganismo adecuado, es decir, cada uno de ellos ejerce un conjunto de funciones diferentes, así que conviene elegir el adecuado en caso de desear tratar algún problema de salud.
  • Los probióticos no funcionan de igual manera en todos: se han llevado a cabo diversos estudios e investigaciones y estos han llevado a la conclusión, un mismo probiótico no actúa de la misma forma en todas las personas, ya que cada uno tiene una composición microbiana distinta, la cual depende de aspectos como la edad, la genética y el sexo.

Teniendo en cuenta esto importantes detalles sobre los probióticos naturales es posible aprovechar todo su poder al máximo. También es muy importante considerar, los alimentos probióticos no deben pasar por el proceso de pasteurización, pues este elimina las bacterias beneficiosas, por esto no conviene elegir por ejemplo, lácteos que no estén refrigerados.

En resumen, consumir probióticos naturales es realmente sencillo, resulta fácil incorporarlos a la dieta diaria y así proteger el organismo, si este cuenta con probióticos, la salud siempre estará en perfecto estado.

Salir de la versión móvil