¿Cuáles son los alimentos probióticos y prebióticos?

alimentos probióticos y prebióticos

La flora intestinal o microbioma merece total atención con el fin de garantizar un óptimo estado de salud, estos miles de microorganismos vivos presentes en el intestino, benefician la digestión, el sistema inmunológico y todo el organismo en general, así que una flora intestinal saludable es sinónimo de bienestar integral.

Ahora bien, para mantener el equilibrio de la flora intestinal los alimentos probióticos y prebióticos son la respuesta, la dieta es la clave para lograr tan importante objetivo, se trata de alimentar y cuidar esos microorganismos saludables, pues si ellos están en buen estado cuidan de tu salud.

En este sentido, lo probióticos son microorganismos vivos y se añaden al organismo para aumentar y fortalecer la flora bacteriana, mientras que los prebióticos son fibras vegetales, estos representan el alimento de las bacterias y en consecuencia promueven su crecimiento y proliferación. Tanto probióticos como prebióticos son necesarios, así que conviene conocer en cuales alimentos se encuentran.

Probióticos ¿Dónde encontrarlos?

Cuando se trata de consumir alimentos probióticos las ideas son muy variadas, se encuentran en lácteos, encurtidos, hortalizas, infusiones y otros, específicamente se trata de alimentos como:

  1. Yogur: es el probiótico clásico y la verdad es que además de delicioso, es sumamente rico en bacterias beneficiosas, así como calcio y proteínas. A la hora de consumirlo lo importante es que no incluya azúcar ni edulcorantes.
  2. Kéfir: la leche de vaca o cabra fermentada es otro extraordinario probiótico, su consumo permite nivelar la flora bacteriana y fortalecer el sistema inmune, previniendo enfermedades.
  3. Queso crudo: este delicioso lácteo es otra fuente de bacterias saludables, mientras no sean pasteurizados, ya que este proceso las elimina. Nada mejor que quesos de cabra y de oveja durante un nutritivo desayuno.
  4. Chocolate negro o amargo: ser amante del chocolate es realmente positivo, el chocolate amargo puede aportar más probióticos que los lácteos, además de que también ofrece antioxidantes, solo es necesario consumirlo sin azúcar añadido.
  5. Encurtidos: los pepinillos, aceitunas y berenjenas son deliciosos y están llenos de probióticos, gracias a que el vinagre estimula la multiplicación de bacterias y levaduras.
  6. Té de kombucha: los asiáticos lo han considerado desde hace milenios como el elixir de la vida, es rico en probióticos ya que se obtiene de un hongo, también aporta minerales y vitaminas.
  7. Chucrut: se trata de col blanco fermentado y contiene poderosas bacterias que benefician la salud intestinal, además de ofrecer fibra, vitaminas y minerales.
  8. Kimchi: también es col fermentada y en la mayoría de los casos se presenta con nabos, ajo y jengibre igualmente fermentados.
  9. Tempeh: las habas de soja fermentadas son otra fuente de probióticos, como si fuera poco, es un estupendo reemplazo de la carne.
  10. Microalgas: quienes gustan de las algas deben apostar aún más por la chorella, kombu y espirulina, sus bacterias protegen la flora bacteriana.

Prebióticos ¿Cómo alimentarlos?

Los prebióticos también se encuentran en un amplio conjunto de alimentos, así que alimentar los microorganismos que benefician tu salud es realmente simple, solo debes incluirlos a tu dieta y se trata de:

  • Alcachofas: resaltan por ser uno de los prebióticos más importantes, ya que cuentan con una importante cantidad de inulina, la cual es una fibra soluble.
  • Ajo: es uno de los mejores condimentos existentes, tiene un delicioso e intenso sabor, incluso funciona como antibiótico y tiene gran cantidad de inulina, así que es otro de los mejores prebióticos.
  • Cebolla: tanto cruda como cocida, en ensaladas, sopas, guisos, sándwiches o cualquier otra preparación, la cebolla es una fuente de prebióticos ideal.
  • Puerro: destaca por tener una importante cantidad de fibra o inulina.
  • Banana: esta fruta es otra buena opción para alimentar y multiplicar los microrganismos vivos en tu cuerpo.
  • Salvado de trigo: es otra interesante opción cuando se busca consumir prebióticos, es un aliado para el sistema digestivo.
  • Harina de trigo: este ingrediente tan común suele formar parte de múltiples preparaciones y suele ser consumida sin saber que es fuente de prebióticos.
  • Raíz de achicoria: también tiene una importante cantidad de inulina.

Una dieta equilibrada

En definitiva, una dieta balanceada que incluya diversos alimentos es la mejor forma de mantener la salud, por supuesto, conviene hacer énfasis en los alimentos probióticos y prebióticos, alimentar y cuidar los microorganismos que habitan tu organismo es la clave para tu salud.

Ir arriba