¿Cuáles son los beneficios de los alimentos probióticos?

beneficios de los alimentos probióticos

El corazón y el cerebro suelen ser considerados como los órganos de mayor importancia, sin embargo, el sistema digestivo y el intestino tienen igual relevancia, de él depende el bienestar del organismo y por esto el consumo de los probióticos es tan crucial.

No se trata simplemente de una moda o tendencia alimenticia, es realmente una fuente de salud, gracias a que ellos permiten cuidar la flora bacteriana o microbiana, es decir, los miles de microorganismos beneficiosos que cubren el intestino, encargado tanto del proceso de digestión como de otras funciones, así que los probióticos tienen beneficios extraordinarios.

Los probióticos y sus ventajas principales

Entre sus principales beneficios resalta que alivian el estreñimiento en la mayoría de los casos este es causado por la reducción de la flora intestinal, la cual contribuye al proceso de digestión. Los probióticos actúan directamente en la flora intestinal, es la mejor forma, pues es completamente natural, de proteger y mejorar la salud intestinal.

Asimismo, mejoran la digestión, hacen que este proceso sea más simple, especialmente alivian las digestiones pesadas, ayudando a los jugos ácidos y las enzimas, de hecho contribuyen a la digestión de la lactosa.

En suma, son un aliado frente a la diarrea, los probióticos son una gran opción para tratar este problema, también ayudan a superar los posibles problemas estomacales que producen los tratamientos con antibióticos. También son una estupenda ayuda para tratar casos de intestino irritable y enfermedad de Crohn.

También protegen el colon, ya que elevan la absorción de agua y minerales, además de que lo mantienen saludable. Pero estos beneficios son solo a nivel digestivo, pues el poder de los probióticos va más allá, existen otras razones de enorme importancia por las que conviene el consumo de probióticos.

El enorme poder de los probióticos que no conoces

Además de los anteriores beneficios, los cuales son los más conocidos, los probióticos también ejercen otras acciones, tienen la capacidad de trabajar en favor de todo el organismo de manera integral, así que otras de las razones por las que deben ser incluidos en la dieta son:

  • Aumentan la inmunidad a las alergias: especialmente las alergias respiratorias, puede reducir la frecuencia con la que estas se presentan.
  • Favorecen la salud bucal: en la boca también se hospedan bacterias negativas, las cuales generan problemas como el mal aliento, el cual resulta realmente incómodo y vergonzoso, los probióticos combaten estas bacterias nocivas eliminando la halitosis. Incluso, fortalecen los dientes y disminuyen la posibilidad de desarrollo de caries y otras infecciones.
  • Ayudan en la producción de sustancias claves: los probióticos colaboran en la producción de vitaminas del grupo B, también el calcio y ácidos que se encargan de estimular el trabajo del intestino.
  • Contribuyen a la asimilación de los nutrientes: estas bacterias optimizan el proceso de digestión de todos los minerales y demás sustancias indispensables para el correcto funcionamiento del organismo.
  • Fortalecen el sistema inmunológico: los probióticos tienen el poder de estimular de manera positiva el sistema inmunológico, lo protegen de elementos externos. Como resultado, actúan como un escudo frente a diversas enfermedades e infecciones, reducen considerablemente las gripes y resfriados.
  • Cuidan la salud íntima femenina: los probióticos intervienen para lograr y mantener el equilibrio de la flora vaginal.
  • Reducen el colesterol: los probióticos permiten reducir los niveles de colesterol malo, sí como los triglicéridos.
  • Permiten la obtención de energía: gracias a que fermentan los carbohidratos que no se pueden digerir.
  • Luchan contra la obesidad y la diabetes: gracias a que optimizan el metabolismo de las grasas y de la glucosa.
  • Cuidan el hígado: este órgano se encarga de filtrar toxinas y desechos del organismo y los probióticos contribuyen a reparar cualquier daño en él para evitar el desarrollo de patologías.
  • Reducen el estrés: los probióticos también influyen en la estabilidad mental, así que previenen la ansiedad y la depresión, pues el cerebro y el sistema digestivo están más relacionados de lo que se cree, por mencionar un ejemplo, el intestino produce neurotransmisores como la serotonina, la cual es la hormona de la felicidad y los probióticos permiten la estabilidad y correcto funcionamiento de los intestinos.

En síntesis, los probióticos son una de las mejores opciones disponibles para cuidar la salud, lo mejor es que están totalmente al alcance de nuestras manos, resulta simple adquirirlos e incluirlos en la dieta diaria.

Ir arriba