¿Qué es un probiótico y para qué sirve?

Microbiota - Probiótico

¿Qué es un probiótico y para qué sirve?     

Cuando se trata de salud uno de los términos más importantes que suele ser tema de conversación, son los probióticos, estos tienen una enorme relevancia para el bienestar del organismo, representan un elemento fundamental en su equilibrio, actuando específicamente en los intestinos, los cuales ejercen un trabajo clave y representan el punto de partida de esta temática crucial.

Los intestinos y su ecosistema

Los intestinos siempre son asociados a la digestión, pero llevan a cabo funciones más importantes que esta. Todo se centra en su revestimiento, el cual está lleno de diversas especies de bacterias que conforman un micro ecosistema que se conoce como microbioma o flora intestinal y de él depende la salud y no solo a nivel físico, también en cuanto al comportamiento y estado de ánimo.

Es decir, si la flora intestinal se encuentra en perfectas condiciones, el estado de salud será el mejor. Ahora bien, para garantizar esto es necesario nutrir todas esas bacterias y una de las opciones para ello es apostar por los probióticos, es decir, agregar microorganismos vivos al cuerpo.

Un conjunto de bacterias buenas

De esta manera, los probióticos son bacterias saludables y levaduras que pasan por el tracto gastrointestinal sin ser afectadas y luego se establecen en el intestino delgado y en el colon ocupando el lugar que podrían tomar los microorganismos patógenos, así que evitan su desarrollo, es decir, forman una barrera protectora que protege de las infecciones.

En este sentido, los probióticos sirven para prevenir y combatir enfermedades que afectan el sistema digestivo como diarrea, intestino irritable y enfermedad de Crohn, también promueven el movimiento intestinal evitando el estreñimiento.

Igualmente, contribuyen a la obtención de energía, gracias a que fermentan los carbohidratos indigeribles, también, incrementan la absorción de agua y minerales en el colon, colaboran en la disminución de los niveles de colesterol malo y los tiglicéridos, ayudan a la respuesta del sistema inmunitario a nivel intestinal, reducen el riesgo de alergias alimentarias.

En suma, mejoran el metabolismo y previenen la obesidad y la diabetes e incluso, ayudan al tratamiento de infecciones en el sistema urinario y apoyan la salud oral, también participan en la síntesis de vitaminas del grupo B y optimizan la absorción del calcio y ayudan a mantener el equilibrio la flora vaginal, así que sirven para lograr el bienestar general.

Probióticos naturales y bioterapéuticos

Asimismo, los probióticos se pueden obtener a través de la dieta, existen probióticos naturales y bioterapéuticos. En cuanto a los primeros, se obtienen de alimentos cuya composición original ha cambiado gracias a un proceso de fermentación generado por bacterias, así que sus nutrientes representan una mayor concentración y además, son más digeribles.

Entre ellos se encuentran el yogur natural, miso, pan masa madre, pepinillos encurtidos, kéfir, tempeh, chucrut, entre otros. Con respecto a los probióticos bioterapéuticos, se trata suplementos que se pueden encontrar en varias presentaciones como polvos y cápsulas.

Cabe destacar, es muy importante elegir el probiótico según la afección o problema que se desee tratar, pues existen miles de bacterias saludables e incluso cada una puede representar diversas especies, por ello es importante investigar previamente sus particularidades.

Probióticos Vs. Prebióticos

Otro término relacionado a los probióticos son los prebióticos y resulta sumamente importante diferenciarlos, mientras que los probióticos representan la añadidura de microorganismos vivos, los prebióticos permiten alimentar las bacterias que están allí. Es decir, son fibras vegetales, las cuales estimulan el crecimiento de bacterias saludables en el intestino.

En suma, los prebióticos se encuentran en frutas y verduras, sobre todo en las que incluyen  carbohidratos complejos, los cuales no son digeridos, así que circulan por medio del sistema digestivo para ser el alimento de la microbiota.

Una fuente de salud para todos

En resumen, los probióticos son fundamentales y deben formar parte de la dieta diaria, es una de las mejores alternativas para mantener el equilibrio del organismo y prevenir diversas enfermedades, pues muchas de ellas son generadas por un desequilibrio de la microbiota o la flora intestinal.

Además, se han llevado a cabo un importante número de investigaciones y se ha determinado que algunos probióticos tienen la capacidad de aumentar las defensas y mejorar el sistema inmunitario, así que pueden ser útiles para el tratamiento desde gripes hasta enfermedades infecciosas más complejas.

Otro punto destacado en cuanto a los probióticos, es que su consumo es seguro, pues son tolerados sin ningún tipo de problema, por la mayoría de personas. De hecho, los probióticos han logrado un boom durante los últimos años, han ganado gran popularidad y cada vez son más considerados como un complemento de la alimentación.

Realmente conviene hacer uso de los probióticos, además resulta sencillo incorporarlos a la dieta y los resultados son increíbles, a través de su consumo es posible garantizar el equilibrio del organismo y el mejor estado de salud.

Además, es importante tener en cuenta, los intestinos están estrechamente relacionados con el sistema inmune, ya que la mayor parte de los nutrientes que recibe el cuerpo son procesados allí, así como algunas hormonas y otras sustancias, por ello resulta crucial su protección y cuidado y los probióticos son la opción ideal para ello.

Ir arriba