Lactobacillus rhamnosus

Como todos sabemos, existen muchos tipos de prebióticos y probióticos que son beneficiosos para nuestra flora intestinal, algo tan necesario para evitar carencias alimentarias, para remediar desajustes metabólicos y necesario después de tomar antibióticos, entre otros.

Esta vez, vamos a centrarnos en el Lactobacillus rhamnosus. Inicialmente considerada como una subespecie de L. casei, ya se ha demostrado que es una especie bacteriana separada, y alguna de sus cepas se está utilizando para fabricar yogur y productos lácteos con efectos sorprendentes.

Las propiedades de Lactobacillus rhamnosus para la salud

Al igual que otros probióticos, Lactobacillus rhamnosus mejora el sistema inmunitario en general y puede utilizarse para tratar problemas intestinales como el colon irritable, las diarreas causadas por la quimioterapia o las que se producen por consumir el agua de un país extranjero (“diarrea del viajero”). También para tratar infecciones por levaduras, como es el caso las infecciones vaginales.

Sus beneficios aún están siendo estudiados, pero parece también posiblemente eficaz para tratar infecciones urinarias, las alergias estacionales como la fiebre del heno, el herpes labial y otras alteraciones del sistema inmunitario. Además, los estudios también sugieren que este probiótico podría aliviar los síntomas de la ansiedad, la depresión y otras alteraciones del estado de ánimo.

Dónde encontramos el Lactobacillus rhamnosus

Todos tenemos gran cantidad de este probiótico en nuestro intestino. Pero por diversas causas, como la toma de antibióticos, desajustes alimentarios u otros factores que aún se desconocen, algunos humanos poseen una cantidad insuficiente de esta bacterias. Asimismo, para tratar las condiciones mencionadas, puede ser útil aportar suplementos de Lactobacillus rhamnosus.

Hoy en día podemos encontrar en el mercado suplementos con este probiótico. También se utilizan en la fabricación de yogures, leche fermentada y pasteurizada y algunos quesos.

Contraindicaciones de Lactobacillus rhamnosus

Al igual que otros probióticos, es raro que tenga efectos perjudiciales. No obstante, no se recomienda que lo tomen niños y personas con el sistema inmunitario muy debilitado.

Ir arriba